jueves, 30 de enero de 2014

EL ÚLTIMO CONCIERTO DE LOS BEATLES






Hace 45 años, el jueves 30 de enero de 1969, los cuatro componentes de The Beatles ofrecieron su último concierto juntos y lo hicieron del modo más original que se les ocurrió: desde la azotea del edificio donde se encontraba la sede de su sello discográfico, Appel Records, situada en el número 3 de Saville Rowel de Londres.

Apple Records fue fundado en 1968 como parte del proyecto de The Beatles Apple Corps, la empresa que ellos mismos habían creado para gestionar sus intereses personales y artísticos.

Tras varios proyectos infructuosos, los Beatles, que llevaban años (desde 1966) sin salir de gira y se hallaban inmersos en agrias disputas personales, acordaron tocar en el tejado de Apple Records.  La idea de tocar allí, surgió como parte del proyecto de grabación del disco Let It Be (1970), en el que la banda quería filmar el proceso creativo para elaborar un documental y culminar con una actuación en vivo. 
Durante 42 minutos The Beatles, John Lennon, Paul McCartney, George Harrison  y Ringo Star, junto al teclista Billy Preston, tocaron cinco canciones:

Get Back (tres veces)
Dont Let Me Down (dos veces)
I've Got A Feeling (dos veces)
Dig A Pony (una vez)

También interpretaron una breve versión del himno nacional británico, el God Save The Queen, y un corto ensayo de I Want You (She's So Heavy).

El concierto fue interrumpido por varios  bobbies de la policía londinense que acudieron hasta allí tras haber recibido la queja de algunos vecinos que protestaron por el ruido que salía de la azotea .

Muchas imágenes del "concierto de la azotea" se inmortalizaron en la película Let It Be, que se estrenó el 13 de mayo de 1970. La canción Let It Be ganó un Oscar a la mejor canción de esta película, pero solo Paul McCartney lo fue a buscar. La separación de los Beatles era ya una realidad.



















22 comentarios:

Gatopardo dijo...

El último ha sido hace 3 o 4 días en la gala de los premios Grammy. ¡Qué vergüenza! Lennon se revolvía en su tumba al parecer...

marian dijo...

No lo he visto, tendré que verlo.

marian dijo...

Pues no es para tanto (lo poquito que he visto). Tú, que los miras con malos ojos.

marian dijo...

O yo con buenos ojos:)

marian dijo...

Ni estas pequeñas "anécdotas" pueden hacer sombra a los Beatles.

Juan Nadie dijo...

Me conozco de memoria el "Concierto de la azotea", pero gracias por recordarlo.

A ver cuando aprendemos, Gato, que el auténtico músico de los Beatles era McCartney. Fíjate que he dicho ERA. Ya no. Desde hace mucho tiempo, ya no. Pero lo fue. Pena que no supo retirarse cuando tocaba. A Lennon le retiraron, y a partir de ahí se convirtió en un icono de no se sabe muy bien qué. Bueno, es la vida...

marian dijo...

De nada:)

jose dijo...

sus vais a enterar!

carlos perrotti dijo...

Si parece que fue ayer. Inevitablemente lo veo con nostalgia. ¿Como tanguero que soy? Puede ser. Pura emoción.

Gatopardo dijo...

A mí me hacían llorar igual que las cebollas...

carlos perrotti dijo...

A mí todavía me hacen lagrimear... Debe ser porque soy mucho más joven ahora, diría Bob.

marian dijo...

Carlos, no le hagas mucho caso a Gatopardo, que le gustan, pero nunca lo reconocerá abiertamente.
Cada dos por tres nos pone una versión de ellos. Eso sí...jazzeadas.

carlos perrotti dijo...

Te creo, absolutamente. Sabe lo que es bueno.

Gatopardo dijo...

Aunque seáis multitud, no me haréis cambiar...

marian dijo...

Ni que fuéramos el "establishment".

marian dijo...

Como por ejemplo...Mick Jagger.

ohma dijo...

Aún eran muy jóvenes cuando se retiraron, yo,una cria,pero lo recuerdo como si sucediera una gran tragedia.
Gran grupo con infinidad de canciones que todos tarareamos.
Un abrazo.

marian dijo...

Y tan tragedia, Ohma. Seguimos llorando:)

Gatopardo dijo...

Pero las pongo en el blog de cocina, para las "marujas"...

marian dijo...

Y... "marujos".
El recurrir a las cebollas es para disimular la emoción que te provocan.

Gatopardo dijo...

Y "marujos" crepusculares, efectivamente...

Juan Nadie dijo...

Oye que yo no me he metido contigo, ¿eh?, a ver si vamos a tener que salir a la calle.