jueves, 6 de febrero de 2014

DONANDO HUMOR...

                                                                              CIRCULATORIO.




Cuando ocurre una desgracia la gente se moviliza para donar sangre.
Ante una situación de emergencia muchas personas acuden a los hospitales para donarla, pero a la sangre, antes de poder transfundirla , hay que someterla a rigurosas pruebas y procesos que duran horas.
La solidaridad se despierta ante situaciones dramáticas, y está muy bien, pero hay otra forma de ser solidarios, organizadamente solidarios:
                                         hacerse donante de sangre.

Si las donaciones solidarias se hicieran con regularidad, los bancos de sangre estarían con sus depósitos cubiertos y con reservas suficientes.






Así de bien se quedaron Arthur Philipe  & Quintessence Jazz después de donar sangre

Here, there and everywhere


                     






¿Por qué es tan importante la sangre?

Porque sin sangre no hay vida. La sangre es una sustancia líquida tan compleja que ningún laboratorio del mundo ha podido fabricarla de forma artificial ni conseguir ninguna sustancia que la sustituya.

Donar no supone riesgo alguno para el donante. La cantidad que se extrae (calculada para que no afecte al organismo) y el material que se utiliza (estéril y de un solo uso) hacen de la donación un acto sencillo y seguro, pero de una gran trascendencia:

salva vidas.

Antes de donar, un médico realizará un breve reconocimiento del donante que consiste en tomarle la tensión arterial y un rápido análisis para comprobar que no tiene anemia. Al mismo tiempo, se informa acerca de las enfermedades y prácticas de riesgo que impiden la donación. Se persigue con todo ello que la donación de sangre sea tan segura para el donante como para el enfermo que la va a recibir.


¿Es segura la donación de sangre?

La donación de sangre es un acto totalmente seguro, dado que se realiza tras la cumplimentación de un cuestionario y de un reconocimiento, además se utiliza siempre material desechable o de un único uso.

La donación no debilita al organismo, y no es posible adquirir ninguna enfermedad transmisible.
Una vez efectuada una donación de sangre, el volumen sanguíneo se recupera antes de 24 horas por lo que conviene ingerir una mayor cantidad de líquidos.

La donación de sangre se considera un acto voluntario, altruista y no retribuido, no estando permitido por Ley ni pagar a quien la dona ni cobrar a quien la recibe.


Pasos para efectuar una donación:

•Cuestionario médico y entrevista: Se rellena un cuestionario con preguntas sencillas sobre las condiciones del donante y su estado de salud. Esta entrevista está siempre realizada por un profesional sanitario, al que se le pueden preguntar todas las dudas que se tengan.

•Toma de tensión arterial y de hemoglobina (para comprobar el nivel de esta proteína en los glóbulos rojos -control de anemia-).

•Donación: la donación en sí no tarda más de 10 minutos, en total, una media hora. El volumen extraído se recupera el mismo día de la donación con tal de que se beba suficiente líquido no alcohólico.

•Recuperación: Después de la donación al donante se le ofrece un refrigerio:  un bocadillo y una bebida no alcohólica.

Todo el equipamiento utilizado en la extracción es desechable, de un solo uso. Después de la donación, se realiza un análisis completo de la sangre y, si se detecta alguna anomalía, se le comunica al interesado.

Al donante, tras su primera donación, se le facilita el Carnet de Donante de Sangre, en el que consta su Grupo y Rh, así como el número y fecha de las donaciones realizadas. Los hombres pueden efectuar hasta cuatro donaciones al año y, las mujeres, tres, dejando siempre un plazo de dos meses, como mínimo, entre una extracción y la siguiente.

Para garantizar la seguridad transfusional y disminuir el riesgo de transmisión viral, todos los productos sanguíneos, después de ser donados y antes de ser distribuidos para su transfusión a los enfermos o accidentados, pasan por unos exámenes sistemáticos y rigurosos. Son los siguientes:

Control de la tensión
Detección de anemia
Determinación del grupo sanguíneo (AB0) y Rh(+-)
Detección de anticuerpos irregulares
Detección de sífilis
Detección del virus HIV (SIDA)
Detección de hepatitis B y C
Detección de otros anticuerpos

No se puede ser donante si se cumplen alguna de las condiciones que se pueden ver a continuación:

•Tener de forma habitual distintas parejas sexuales
•Haber consumido drogas intravenosas aunque solo haya sido una única vez, o haya utilizado material desechable, o incluso aunque haga mucho tiempo de ello.
•Haber tenido en alguna ocasión relaciones sexuales a cambio de dinero o drogas
•Si la pareja sexual está afectada por cualesquiera de las situaciones mencionadas anteriormente.
•Si la pareja sexual es seropositiva para el virus del SIDA, de la hepatitis B o C.

Con el cuestionario médico se protege tanto la salud del donante, evitando la donación cuando pueda perjudicarle, como la del enfermo, descartando las situaciones de riesgo de contagio de una infección transmisible por la sangre durante el periodo de ventana (tiempo que transcurre desde que alguien se contagia hasta que aparece reflejado en las pruebas de laboratorio).





¿Por qué se necesitan donantes de sangre?

La sangre es necesaria diariamente en nuestros hospitales para ayudar a mejorar la salud de las personas enfermas. Es un producto que no se puede fabricar, por lo que es necesaria la generosidad de las personas sanas que, de forma voluntaria y altruista, dan un poquito de sí mismas para ayudar a los demás.
Además, la sangre es un componente perecedero, es decir, que tiene un tiempo de vida a partir del cual no es apta para transfundir, por ello es necesaria la donación diaria de sangre, para mantener unas reservas que puedan cubrir las necesidades de los enfermos.

Una sola donación de sangre puede salvar hasta 3 vidas.

Al mismo tiempo que colaboras entregando parte de ti mismo, cuando tu cuerpo detecta que estás donando, inmediatamente pone en marcha un complejo y milagroso mecanismo que fabrica sangre nueva, sin aditivos.
Recientes estudios demuestran que los hombres que donan sangre con asiduidad disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Además de las precauciones anteriores, todas las bolsas de sangre se analizan para descartar cualquier posibilidad de contagio de aquellas enfermedades que la utilizan como vía de transmisión. También se estudia el Grupo y Rh sanguíneo y otras determinaciones. A la más mínima alteración, la unidad se destruye y se informa al donante.
Al mismo tiempo, la práctica totalidad de las bolsas se procesan para obtener los diversos derivados de la sangre, hematíes, plasma y plaquetas) para dar a cada enfermo el producto que necesita. De esta manera, se consigue el máximo aprovechamiento de cada unidad de sangre, pudiéndose afirmar que de cada donación se pueden atender hasta tres enfermos distintos.

El uso de estos productos es una necesidad cotidiana no solo en casos de urgencia, sino en la mayoría de las intervenciones quirúrgicas, tratamiento de enfermedades y en muchas indicaciones.

El organismo está en constante formación y renovación de su sangre. Cada 120 días toda la sangre que tenemos es renovada por el organismo seamos donantes o no. El donar sangre no altera este proceso ni para bien ni para mal, luego al dejar de ser donante nuestro cuerpo sigue produciendo y renovando la sangre exactamente igual que antes de ser donante.
El único momento en el que se puede sentir algo es en el momento del pinchazo, pero gracias a que se utilizan unas agujas especialmente diseñadas para hacer poco daño, suele ser menos molesto que realizarse un análisis de sangre.



No pudieron donar ese día, pero no se llevaron mal rato.

Frank Sinatra & Dean Martin







LA SANGRE



Una de las funciones de la sangre es proveer nutrientes (oxígeno, glucosa), elementos constituyentes del tejido y conducir productos de la actividad metabólica (como dióxido de carbono).
La sangre también permite que células y distintas sustancias (aminoácidos, lípidos, hormonas) sean transportados entre tejidos y órganos.
La fisiología de la sangre está relacionada con los elementos que la componen y por los vasos que la transportan, de tal manera que:

-Transporta el oxígeno desde los pulmones al resto del organismo, transportado por la hemoglobina contenida en los glóbulos rojos.
-Transporta el anhídrido carbónico desde todas las células del cuerpo hasta los pulmones donde se disocia en CO2 y H2O.
-Transporta los nutrientes contenidos en el plasma sanguíneo, como glucosa, aminoácidos, lípidos y sales minerales desde el hígado, procedentes del aparato digestivo a todas las células del cuerpo.
-Transporta mensajeros químicos, como las hormonas.
-Defiende el cuerpo de las infecciones, gracias a las células de defensa o glóbulos blancos.
-Responde a las lesiones que producen inflamación, por medio de tipos especiales de leucocitos y otras células.
-Coagulación de la sangre gracias a las plaquetas y a los factores de coagulación.
-Rechaza el trasplante de órganos ajenos y alergias, como respuesta del sistema inmunitario.
-Ayuda a regular la temperatura corporal.

La sangre es un tejido compuesto por elementos celulares y un líquido acuoso que circula por capilares, venas y arterias de todos los vertebrados. Se compone de una parte líquida, que es el plasma, y una parte sólida, que son las células sanguíneas: hematíes o glóbulos rojos, leucocitos o glóbulos blancos y plaquetas. Es tan compleja que ningún laboratorio del mundo ha podido fabricar sangre de forma artificial ni conseguir ninguna sustancia que la sustituya.

Glóbulos rojos

Los glóbulos rojos (hematíes o eritrocitos) sirven para transportar oxígeno hasta los tejidos. Son necesarios en casos de déficit de glóbulos rojos (anemia), ocasionados por un sangrado excesivo, o enfermedades crónicas en las que el organismo no es capaz de generar suficientes hematíes.
La mayoría de las células de la sangre son glóbulos rojos. Estos glóbulos rojos transportan una sustancia química importante llamada hemoglobina, la cual le da el color rojo a la sangre.
La sangre y la respiración van de la mano, pues la la hemoglobina de la sangre transporta el oxígeno que se obtiene al respirar a todas las partes del cuerpo. Sin oxígeno, el cuerpo no podría mantener su funcionamiento y estar vivo.
También se encargan de eliminar el dióxido de carbono que se produce por la actividad celular.


Glóbulos blancos

Los glóbulos blancos (también llamados leucocitos) son más grandes que los glóbulos rojos. Por lo general, no hay muchos glóbulos blancos flotando en tu sangre cuando se está sano. Pero cuando se enferma, el cuerpo genera más para protegerse de bacterias, virus, parásitos y hongos.
Unos se forman en la médula ósea y otros en el sistema linfático (bazo, ganglios, etc...).
Los glóbulos blancos están constantemente atentos a cualquier signo de enfermedad. Cuando aparecen los gérmenes utilizan diferentes maneras para atacarlos; por ejemplo produciendo anticuerpos protectores que inutilizan a los gérmenes o rodeando y devorando a la bacteria invasora.

Existen varios tipos de glóbulos blancos y cada uno tiene una función diferente para mantenerte sano:

Granulocitos

¿Has visto cómo tu piel se pone un poco roja e hinchada alrededor de una raspadura o un corte? Esto significa que los granulocitos están cumpliendo su función. Tiene que ver con la manera en la que el cuerpo limpia y ayuda a que las heridas se curen después de una lesión. Los granulocitos también ayudan a evitar infecciones rodeando y destruyendo elementos que no deberían estar en el cuerpo.

Linfocitos

Existen dos tipos de linfocitos: Los B y los T. Los linfocitos B ayudan en la formación de proteínas especiales denominadas anticuerpos, las cuales reconocen elementos que no deberían estar en el cuerpo, como bacterias o virus. Los anticuerpos son muy específicos, y solo pueden reconocer un cierto tipo de gérmenes. Una vez que los anticuerpos los encuentran, los destruyen para que no puedan hacerte daño.

La parte que realmente es muy interesante es que, cuando ya te sientes mejor, los linfocitos B pueden recordar la manera de hacer este anticuerpo especial. De esta manera, si te infectas con el mismo germen nuevamente, lo puede eliminar con mayor rapidez. Los linfocitos T también pueden luchar contra los gérmenes que atacan tu cuerpo, pero en vez de generar anticuerpos, producen sustancias químicas especiales que ayudan a combatir la infección.


Monocitos
Los monocitos son glóbulos blancos que combaten las infecciones rodeando y destruyendo las bacterias y los virus.


Plaquetas

Las plaquetas son las responsables de mantener una buena coagulación, impidiendo las hemorragias que pudieran ocasionarse en las arterias, venas y capilares. Su déficit (trombopenia) es frecuente en las enfermedades (leucemias) y tras algunos tratamientos del cáncer. Cuando la trombopenia se presenta, es posible que el enfermo tenga hemorragias graves que pongan en peligro su vida.
Cuando la plaqueta llega a un vaso sanguíneo roto, envía una señal en forma de sustancia química que hace que las plaquetas que se encuentran cerca se junten en el interior del vaso.

Un vez que las plaquetas forman este "tapón", envían más señales en forma de sustancias químicas que atraen a los factores coagulantes. Estos factores coagulantes trabajan juntos para formar una membrana de pequeños hilos de proteínas. Las plaquetas y la membrana de proteínas se juntan para formar un coágulo. El coágulo permite mantener la sangre dentro del vaso sanguíneo mientras el corte en el vaso sanguíneo se cierra.


Plasma


El plasma (líquido amarillento) es la parte líquida de la sangre. Compuesto fundamentalmente de agua y proteínas, interviene en múltiples procesos metabólicos básicos para el organismo como la coagulación de la sangre, la inmunidad y el transporte de varias sustancias y medicamentos.

Entre las sustancias más importantes que transporta el plasma se encuentran las siguientes:

La Albúmina
Es una proteína que ayuda a mantener el agua del plasma en una proporción equilibrada.

Las Globulinas
 Son los anticuerpos encargados de la defensa de nuestro organismo frente a las infecciones. Su disminución acarreará una bajada de defensas.

Factores de Coagulación
 Son imprescindibles para evitar las hemorragias. 
La ausencia de algún factor de coagulación puede ocasionar trastornos hemorrágicos ya que se dificulta la formación del coágulo.
Otras proteínas transportan sustancias necesarias para el normal funcionamiento de las células (grasas, azúcares, minerales, etc).

El plasma se utiliza para elaborar concentrados específicos de proteínas, que constituyen el tratamiento de varias enfermedades como la hemofilia y otros defectos de la coagulación, inmunodeficiencias con riesgo de padecer múltiples infecciones graves, la trombosis y otras.





¿Qué se obtiene de una donación de sangre total?

Cada vez que se produce una donación, la sangre se separa en tres elementos fundamentales: hematies o glóbulos rojos, plaquetas y plasma.

A partir de una donación de sangre, se obtiene:

-Una unidad de concentrado de hematíes o glóbulos rojos. Tiene una vida de 42 días. Se guarda a 4ºC.

-Una unidad de plasma. Tiene una vida de 1 año. Se guarda congelado a -30ºC.

-Una capa leucoplaquetar : a partir de la unión de 5 capas leucoplaquetares se obtiene una unidad terapéutica de plaquetas. Es decir, para poder transfundirle a una persona enferma una unidad de plaquetas son necesarios 5 donantes.

Es el hemocomponente más delicado, ya que solo tiene una vida de 5 días. Se guarda a una temperatura de 22ºC




El Banco de Sangre vela por la seguridad del donante y de los receptores. Todo un equipo de cualificados profesionales se ocupará de la extracción y de forma previa un médico determinará si podemos realizarla.




¿Cómo ser donante de sangre?

-Ser mayor de 18 años y menor de 66.
-Pesar más de 50 kgs.
-No estar tomando ningún medicamento.
-No padecer enfermedades como cáncer, diabetes con tratamiento, asma, epilepsia, hepatitis, sida, sífilis.
-Gozar de buena salud.


Los grupos sanguíneos

Los grupos sanguíneos son otra forma más de inmunidad en nuestro organismo. La determinación de los grupos sanguíneos está a cargo de una proteína que se encuentra en la membrana de los glóbulos rojos.

Existen 4 tipos de grupos sanguíneos que  presentan o no compatibilidad con otro, son:

                                                      A          AB          B         O



En la membrana de los glóbulos rojos hay unas proteínas que no son iguales en todas las personas. Así, no siempre un individuo puede tolerar la transfusión de sangre de otro, ya que existen reacciones del sistema defensivo. Este intenta protegerse ante estas proteínas que le son extrañas formando anticuerpos, y la sangre del receptor produce una enfermedad que puede ser mortal.

Existen muchos tipos de proteínas en los glóbulos rojos, pero las que aquí nos interesan son las del grupo A, B, AB y O; y los del factor Rhesus o Rh.

Pueden existir dos tipos de proteínas en el glóbulo rojo: la A y la B. Una persona que tenga la proteína A pertenecerá al grupo A, y si tiene el factor B, pertenecerá al B. Si posee ambas proteínas, será del grupo AB, y si no tiene ninguna, del O (cero). Existen, pues, cuatro tipos de personas, y cada uno de ellos repele a la proteína que no posee. Así los individuos A y O repelen la sangre de los B y los AB, mientras que los B y los O presentan una reacción defensiva frente a los A y los AB. Los individuos AB, al tener los dos grupos, pueden recibir transfusiones de todos los demás, mientras que los O no pueden recibir sangre más que de su mismo grupo, y pueden dar a todo el mundo, por lo que reciben el nombre de donantes universales.


También podemos encontrar el factor  Rh+  y Rh-.

Grupo Rh:  El factor RH, cuyo nombre científico es Rhesus*, representa a una proteína específica que se encuentra en los glóbulos rojos de la sangre. Su presencia, nos hace Rh Positivos y su ausencia Negativos, acompañando así nuestra clasificación sanguínea.
En el año 1940, se detecta la existencia de un nuevo antígeno en la membrana de los eritrocitos de la mayoría de la población. Este antígeno es llamado Rh (D), ya que las primeras investigaciones se realizaron en un simio del tipo Macaccus Rhesus. Las personas Rh negativas no tienen el antígeno D y solo podrán recibir sangre de donantes Rh negativos. En las transfusiones, tanto el donante como el receptor deben pertenecer al mismo grupo sanguíneo ABO y a Rh. Solo excepcionalmente, se puede transfundir sangre de otros grupos compatibles.

*Su nombre se debe a cómo fue descubierto. El factor Rh se refiere a los macacos Rhesus, que suelen ser utilizados para investigación sanguínea, gracias a su similitud fisiológica con los humanos han sido clave en el descubrimiento de condiciones como el VIH, uso de células madres y desarrollo de vacunas. Justamente, fue en su sangre que se descubrió la existencia del factor Rh y, contrastándola con la de los humanos, se comprobó que este también puede estar presente en nuestra sangre.
El factor Rh (Rhesus) fue descubierto por Karl Landsteiner y Alexander Wiener.


Muchas personas que tienen grupo sanguíneo Rh Negativo llevan un brazalete de advertencia o una tarjeta en su billetera informándolo. Eso se debe a que, si reciben una transfusión sanguínea de alguien con sangre Rh Positivo, pueden presentar una peligrosa reacción inmune.
A nivel mundial, las personas con sangre Rh positivo son la mayoría y la distribución varía según las razas. En Estados Unidos, el 85% de la población es Rh positiva, mientras que en China el 99% de las personas es Rh positivo.

Aunque hay más de 200 grupos sanguíneos, en transfusión se tienen en cuenta principalmente el grupo ABO y el grupo Rh.

Grupo ABO

Los más frecuentes son el O (45%) y el A (40%). El B tiene una frecuencia del 11% y el AB del 4%

Para la transfusión de glóbulos rojos, hay que tener en cuenta el Sistema ABO, así:




Así, una persona de grupo AB puede recibir de cualquiera de los grupos, mientras que una persona O solo puede recibir sangre O, aunque puede ser donante para todas las personas.

Personas con Rh positivo solo pueden donar sangre a las personas con Rh positivo.

Personas con Rh negativo pueden donar sangre a todo el mundo, tanto con Rh positivo como negativo, pero solo pueden recibir de Rh negativo.

La reservas de los grupos sanguíneos menos frecuentes entre la población como son A-  B- y O- .
Se encuentran muy por debajo del mínimo deseable



Chris y Suzi, sí pudieron donar. 
 Así de contentos y amorosos se les pudo ver después.

Stumblin' In                  Chris Norman & Suzi Quatro












Con tu cuota roja,  cálida y desinteresada al DONAR SANGRE
perteneces al club más exclusivo:
el de los que salvan vidas con tan solo unos minutos de tu tiempo. 
(Que se note que tenemos sangre en las venas)





10 comentarios:

Gatopardo dijo...

¿Podemos donar los de sangre azul?

Juan Nadie dijo...

Magnífica versión de "Here, There and Everywhere".

Espero que los simpáticos Frank y Dean no hayan donado sangre nunca. Si lo huviesen hecho, en estos momentos habría muchos más alcohólicos en el mundo.

marian dijo...

Esa versión se la pillé al Gato que está... y azul, pero quien roba a un ladrón...
Dean Martin, a veces, parece poseído por el espíritu de Jerry Lewis. Frank, ya por entonces, era donante, pero de pelo.

Gatopardo dijo...

Si me parece bien que pilles. Es la única forma de que no pongas a Doris Day & Cía....

marian dijo...

Tú primero dona, luego habría que hacer la prueba del desteñido.
Si destiñe... pura, pura sangre azul no es, pero la podríamos aprovechar como "azulete". Si no destiñe, creo que deberías plantearte el donar el cuerpo entero para la ciencia:)

marian dijo...

Pillo lo bueno, porque por mucho que pusieran a otros que yo me sé...

marian dijo...

(pusieras)

carlos perrotti dijo...

Yo era donante y un día, tras un raro análisis tras un raro virus de los que disgnostican los médicos cuando no saben qué carajo tenés, no me gustó nada saber que no podía ya donar porque había tenido una hepatitis no recuerdo si B o qué...

Gatopardo dijo...

Yo también lo fui, sangres azules aparte...

marian dijo...

Yo sigo donando y eso que tengo pánico a las agujas (pero me supero a mí misma:), la realidad es que es un pinchacito de nada. Y la satisfacción que se siente cuando se dona merece la pena.