domingo, 9 de febrero de 2014

CARL SPITZWEG



Carl Spitzweg
 Múnich (München) Alemania
   1808-1885 
                 
Autorretrato
Carl Spitzweg nació en Múnich el 5 de febrero de 1808. Estudió en el Humanistischen Gymnasium (Alta Escuela Humanística) en Múnich. En 1825, ante la insistencia de su padre, entró en la Farmacia del Doctor Franz Xaver Pettenkoffer donde inició un periodo de formación (tres años como aprendiz y uno como asistente) que habría de durar hasta 1828-29. Paralelamente a esta formación práctica, cursó estudios de Farmacia, Botánica y Química en la Universidad de Múnich. 

Durante las décadas de 1830 y 1840 ejercióe como farmacéutico, actividad que compagina con la de colaborador como ilustrador en publicaciones satíricas, como la Fliegenden Blätter. Su actividad como dibujante e ilustrador se desarrolla principalmente entre 1844 y 1852.
Tras una enfermedad, decide dedicarse a la pintura. Su formación como pintor fue autodidacta. Influyeron en él los paisajistas holandeses del sigo XVII. Había dibujado desde los quince años y había frecuentado los círculos artísticos, pero no tenía la formación profesional como pintor. Aprendió mucho de los contactos con los jóvenes pintores de paisajes de Múnich, como Eduard Schleich el Viejo, y realizó sus primeras pinturas al óleo en 1834.
Su residencia casi permanente fue su localidad natal, Múnich, que no habría de abandonar en periodos demasiado largos a lo largo de su vida. Desde la ciudad bávara, emprendía frecuentes excursiones por las montañas y pequeños viajes a otras ciudades de Baviera y Franconia. 

En 1845, viaja a Italia. En 1849 a Praga. En 1851 visitó la Exposición Universal de París. En 1856, se estableció durante un corto espacio de tiempo en Berlín. 
En 1868, fue nombrado miembro honorario de la Academia de Arte de Múnich. 
Carl Spitzweg, falleció en Múnich el 23 de septiembre de 1885

La obra de Spitzweg se compone principalmente de paisajes y cuadros de género, en los que describe de una manera un tanto humorística la vida de la pequeña burguesía. En su obra, cultiva las escenas de la vida rural y ciudadana, así como el retrato de oficios, ocupaciones, etc... En los que el realismo, fantasía y humor se combinan felizmente. Carl Spitzweg fue seguramente el pintor más irónico del período Biedermeier. Aunque él era de familia burguesa, mostró en su obra un realismo cómico, una suave,  aunque mordaz sátira política, testimonio de un malestar de mediados del siglo XIX.

El movimiento Biedermeier nace en siglo XIX (entre 1815 y 1848) en Alemania y Austria. Su aparición es el resultado del cambio sociopolítico que experimenta la Europa del momento.
Tras la Revolución Francesa, los grandes Imperios Europeos comienzan un declive que dará pie a la aparición de una clase burguesa, que tendrá un gran poder e importancia en todos los aspectos de la sociedad del final de siglo XIX. La aristocracia irá paulatinamente retirándose del poder para ser renovada por una clase social más moderna y ambiciosa. Esta nueva situación conlleva un cambio de gusto y estética. Lo que la aristocracia de finales del XVIII y principio del XIX, consideraba necesario, elegante y dogmático; con este cambio social, se deja atrás y se buscan nuevas estéticas que representen mejor a los nuevos dirigentes. Nace de este modo el movimiento Biedermeier.

Biedermeier es la unión de dos conceptos, “bieder” que significa sencillo, y “meier”, uno de los más apellidos alemanes más comunes.  El término fue acuñado por dos escritores, Ludwig Eichrodt y Adolf Kussmaul en algunas poesías satíricas publicadas por un diario de Múnich (Fliegenden Blätter) en 1855. En los inicios del siglo XIX se dio el nombre de Biedermeier a un sobrio estilo de muebles y de decoración típico de Alemania, y a continuación el término fue aplicado por extensión a cierta pintura y literatura del mismo período, caracterizadas por el sentimentalismo, el intimismo y por una bondadosa sátira de la pequeña burguesía.
Este estilo alcanzó difusión en la decoración, el arte y la arquitectura. Al igual que en el resto de las manifestaciones. La Arquitectura Biedermeier está marcada por la simplicidad y la elegancia, con cierta influencia de estilos neoclásicos.


MOMENTO MUSICAL con:

Herbie Hancock - Piano
Joe Henderson - Saxofón
Freddie Hubbard - Trompeta
Ron Carter - Contrabajo
Tony Williams - Batería
Compositor: Herbie Hancock
















































































































































































































































El ratón de Biblioteca (Der bücherwurm) 1850

Ningún estante es lo suficientemente alto para este devorador de libros. Su ojo es como una taladradora que penetra en el libro. Su ansia por conocer es inabarcable. Apenas da abasto para sujetar los libros.



El poeta pobre (Der arme Poet) 1839


Una de las primeras obras de Spitzweg y una de las más conocidas del pintor. El lienzo es una pintura de género, que son representaciones de la vida cotidiana y doméstica de las personas.

En aquella época, durante el Romanticismo, en la primera mitad del siglo XIX, la idea de los artistas viviendo pobremente era un tema preferido por la pintura, la música y la literatura (“la bohemia”).

Carl Spitzweg describe en su pintura una fría habitación de un poeta. Todo en la escena demuestra pobreza. La estufa pareciera que hace tiempo no funciona, incluso da la impresión de que la mesa, la silla y la cama del poeta han sido quemadas para poder calentarse un poco. De igual forma, parece que muchos de sus poemas, novelas y escritos han desaparecido o están a punto de hacerlo entre las llamas.
El poeta yace en la cama temblando de frío. Sobre él, un paraguas abierto le protege del agua que gotea del techo; pero enfrentándose a su adversidad y con la pluma apretada entre sus dientes, continúa trabajando en un hexámetro (en aquella época , el hexámetro era el verso básico de la poesía épica, considerada la forma lírica más noble), cuyos acentos aparecen marcados en la pared encima de la cama (aunque hay quien dice que, en realidad, está aplastando una pulga entre sus dedos -y así quedaría representada la miseria en la que vive). Y para combatir el frío se ha abrigado con su gorro de dormir, su chaqueta y se ha metido entre sus viejas mantas.
Sin embargo hay algo en esta pintura que intenta presentarnos al poeta como un ser especial y diferente al resto de la gente. La corbata o pañuelo alrededor del cuello, el bastón que hay apoyado en la pared, el paraguas que lo protege de alguna gotera y el sombrero de copa eran, en aquella época, signos de distinción de la personalidad del individuo y de pertenecer a una clase social importante. Por tanto, el mensaje de esta pintura también se basa en ese contraste entre la “altura social e intelectual” del poeta y la pobreza de su buhardilla.
Los títulos latinos son de las obras amontonadas a los píes de la cama Gradus al Parnassum ( El camino al Parnaso ) demuestran el mismo espíritu grandilocuente. Su anhelo de eternidad, no obstante,  no las salvará de la quema. Así, una vena humorística,  incluso caricaturesca, determina esta descripción de la vida bohemia, que en su época recibió una interpretación romántica: el artista es un individuo que vive al margen de la sociedad.
Un dato curioso: El poeta pobre es el cuadro más robado de la historia.





Otro Momento Musical 
con Franz Schubert  y Vladimir Horowitz 











9 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Se ve que es un artista prolífico. No sé mucho de él, así que me desasno con este post, pero me gusta mucho su cuadro "La caravana cruzando la planicie"...

Gatopardo dijo...

Me desasno igualmente. De quienes no me desasno, son Hancock y Schubert.
Al menos no tanto...

Gatopardo dijo...

Por cierto, no me extraña que hayan robado tantas veces "El poeta pobre".

Juan Nadie dijo...

"El poeta pobre" y "El ratón de biblioteca" son cuadros bastante conocidos, pero aparte de eso, aprovecho la ocasión para desasnarme yo también.
Gran pintor.

marian dijo...

Tres desasnados de golpe (todo un récord) Está bien la gracia, pero no cuela lo de desasnados, eh. Pero bueno, siempre será mejor desasnarse que desnatarse (lo sé... chiste fácil, pero con cierta profundidad:)
Qué música también, las dos piezas.

carlos perrotti dijo...

Y desasnándome todavía más noto una cierta dosis de humor en el carácter que les da a los protagonistas de sus cuadros.

Por otra parte, un verdadero disfrute Herbie y sus muchachos y también Schubert en manos de Vladimir.

marian dijo...

Cierto, algunos son caricaturas, además de buenas pinturas. Casi todos tienen una descripción o una explicación, aunque solamente las he colocado en dos de ellos.

jose dijo...

Vaya cantidad de 'burros' veo por aquí... a los que me sumo.
Ni idea de quien era este pintor, pero muy interesantes sus cuadros.

marian dijo...

De "burros" nada, eh. Lo más, alguna terca como una mula:)
Serían todavía más interesantes con su significado, porque algunos cuadros lo tienen. A ser pispa :)