lunes, 11 de agosto de 2014

UNA BRIZNA DE HIERBA

Fotografía de Sally Mann








Creo que una brizna de hierba, no es inferior a la jornada de los astros
y que la hormiga es perfecta,
y que también lo son el grano de arena y el huevo del zorzal,
y que la rana es una obra maestra, digna de ser significada
y que la zarzamora podría adornar los salones del cielo,
y que una vaca paciendo con la cabeza baja, supera a todas las estatuas,
y que un ratón es un milagro capaz de asombrar a millones de incrédulos.
Y que la menor articulación de mi mano, puede humillar a todas las máquinas.
Quédate conmigo este día y esta noche y poseerás el origen de todos los poemas.
Creo en ti alma mía, el otro que soy no debe humillarse ante ti ni tú debes humillarte ante el otro.
Retoza conmigo sobre la hierba, quita el freno de tu garganta.








Creo que podría retornar y vivir con los animales, son tan plácidos y autónomos.
Me detengo y los observo largamente.
Ellos no se impacientan, ni se lamentan de su situación.
No lloran sus pecados en la oscuridad del cuarto.
No me fastidian con sus discusiones sobre sus deberes hacia Dios.
Ninguno está descontento. Ninguno padece la manía de poseer objetos.
Ninguno se arrodilla ante otro ni ante los antepasados que vivieron hace milenios.
Ninguno es respetable o desdichado en toda la faz de la tierra.
Así me muestran su relación conmigo y yo la acepto.





         

             Hojas de hierba

Whitman publicó la primera edición de Hojas de hierba en 1855, y lo estuvo escribiendo (publicó nueve ediciones de "Hojas de Hierba") durante toda su vida. Añadió nuevos poemas, nombró o cambió de nombre los antiguos hasta el año 1892.
Lo que comenzó como un delgado libro de 12 poemas fue al final de su vida un grueso compendio de casi 400. Finalmente fueron 383 poemas en 14 secciones.

Poco antes de morir escribió a un amigo: Hojas de hierba, al fin completo, tras 33 años de rastrillarlo,  todas las épocas y humores de mi vida, buen tiempo o malo, todas las partes de la tierra, y paz y guerra, joven y viejo.

Y publicó este anuncio en el New York Herald:

"Walt Whitman desea respetuosamente notificar al público que el libro "Hojas de Hierba", en el que ha estado trabajando a grandes intervalos y publicado parcialmente en los últimos 35 o 40 años, está ahora completo, por así decirlo, y le gustaría que esta nueva edición de 1892 reemplazara completamente todas las previas. Por defectuoso que sea, lo elige como su especial y completa expresión poética hasta ahora".




Walt Whitman,

Poeta, periodista y ensayista, reconocido como el más notable portavoz, en la forma poética, del espíritu norteamericano, nació el 31 de mayo de 1819 cerca de Hunttington, Long Island, Nueva York. Fue el segundo de los nueve hijos de Louisa Van Velsor, descendiente de marinos holandeses, y de Walter Whitman, carpintero. Cuando Walt tenía cuatro años, sus padres se mudaron a Brooklyn -entonces una pequeña ciudad de seis mil habitantes-, donde el niño asistió a la escuela durante seis años y recibió toda la educación formal que se le daría en su vida.

Después de un breve período trabajando como mandadero para un médico y luego para un abogado, se empleó como aprendiz de impresor. En la imprenta aprendió a puntuar y a redactar, y adquirió los rudimentos de la prosa. A los quince años ya se había convertido en un insaciable lector. Entre los dieciséis y los veintiuno trabajó como impresor en la ciudad de Nueva York, fue maestro rural durante un año, fundó y dirigió el semanario "Long Islander" y escribió una serie de ensayos periodísticos. Durante bastante tiempo se dedicó activamente al periodismo político. En 1842 comenzó su carrera de escritor creativo. Sus poemas y relatos de entonces fueron escritos para satisfacer el gusto didáctico y sentimental de la época, por lo que fueron acogidos con un cierto éxito. Entonces escribió una novela mediocre, "Franklin Evans", de la cual habría de avergonzarse más tarde.

Tras un viaje a Nueva Orleans, donde le habían ofrecido un puesto en el periódico "Crescent", regresó a Brooklyn, donde fundó otro periódico, el "Freeman", pero con muy mala suerte: al día siguiente de la aparición del primer número, las oficinas resultaron destruidas a causa de un incendio que afectó a gran parte de Brooklyn. Miembro del partido Demócrata, fue perseguido de diversas formas hasta que, en 1857, abandonó definitivamente el periodismo. Durante varios años trabajó en diversos oficios: impresor, dueño de una papelería, copista de documentos legales.

Entre 1852 y 1854 se convirtió en contratista de obras. En 1855 empezó a preparar la primera edición de "Leaves of grass " (Hojas de hierba) para la cual no consiguió editor. La financió él mismo y la primera semana de julio del mismo año pudo ser distribuida. De los mil ejemplares de la tirada, Whitman vendió pocos y regaló la mayoría, uno de ellos a Ralph Waldo Emerson, importante figura de la escena literaria estadounidense y su primer admirador. Su crítica, muy positiva, motivó a Whitman para seguir escribiendo, a pesar de su ruinosa situación económica y de la nula repercusión que, en general, habían tenido sus poemas.

La Guerra de Secesión (American Civil War 1861-1865) significó un hito importantísimo en la vida de Whitman. Profundamente impresionado por la crueldad de la guerra, trabajó como enfermero civil. Cuando la contienda concluyó, ocupó un cargo gubernamental, puesto al que tuvo que renunciar en 1873, al verse afectado por un ataque de parálisis que le obligó a retirarse a Camden, junto con su hermano George. Pero la guerra también actuó como factor enriquecedor de su poesía. De esta época datan "Redobles de Tambor", incorporado luego a "Hojas de Hierba", y la elegía escrita a la muerte del presidente Lincoln.

Whitman fue el primer poeta que experimentó las posibilidades del verso libre, sirviéndose para ello de un lenguaje sencillo y cercano a la prosa, a la vez que creaba una nueva mitología para la joven nación estadounidense, según los postulados del americanismo emergente. El individualismo, los relatos de sus propias experiencias, un tratamiento revolucionario del impulso erótico y la creencia en los valores universales de la democracia son los rasgos novedosos de su poética; en línea con el romanticismo del momento, propuso en su poesía una comunión entre los hombres y la naturaleza. Tanto por sus temas como por la forma, la poesía de Whitman se alejaba de todo cuanto se entendía habitualmente por poético, aunque supo crear momentos de hondo lirismo.

Whitman fue el primero en romper con la subordinación mental, el primero en destruir las viejas concepciones morales que preconizaban que el alma del hombre era algo superior a la carne. Incluso Emerson mantenía aún esta idea de la superiori­dad del alma. Whitman trajo con él la idea de la integridad del ser humano; una nueva moral de vida, no de salvación: pretendía que cada alma viviera íntegramente su vida, no que se salvara. El suyo es un heroico mensaje: no se debe rogarle a Dios por la salvación, simple­mente hay que vivir.
El poeta sabía que su época no lo aceptaría (solo una edición de Hojas de Hierba se vendió lo suficiente como para permitirle comprar una granja en Camden, donde murió el 26 de marzo de 1892) y así fue: tuvo escasos, pero fervientes, seguidores. Todas sus esperanzas estaban fundadas en los poetas que vendrían, que lo seguirían.

Durante sus últimos años, también escribió obras en prosa de gran calidad, como los ensayos "Perspectivas democráticas" (1871), que se consideran en la actualidad una exposición clásica de la teoría de la democracia y sus posibilidades. "Días ejemplares" (1882-1883), por otro lado, contiene antiguos textos sobre la guerra de Secesión y el asesinato del presidente Lincoln, y notas sobre la naturaleza, escritas durante su vejez.

Whitman consideraba que “la literatura está llena de aromas”, y en su obra se manifiesta la importancia de la unicidad de todos los seres humanos. Él rompió con la poética tradicional, tanto en el estilo como en los contenidos, marcando una pauta a las generaciones de poetas que le precedieron. Así, la influencia de Whitman ha sido enorme y muchos poetas se identificaron y se identifican con su anhelo: hacer el mundo moderno posible para la poesía.

Su obra lírica, concentrada en las sucesivas ediciones de "Hojas de hierba", ejerció su magisterio sobre gran parte de la poesía moderna, incluidos Ernst Staedler, Ezra Pound, William Carlos Williams, Wallace Stevens, Pablo Neruda, Jorge Luis Borges, Federico García Lorca o Allen Ginsberg.

Y su influencia llegó también a otros ámbitos: Charles Chaplin lo consideró fuente de inspiración para todas sus películas.













*



Y un documental que merece la pena ver o recordar
 (hora y media no es nada comparada con casi cinco mil millones de años) :

La formación de la Tierra (el planeta que nos tocó en suerte)
-National Geographic-









Esta es la hierba que crece donde hay tierra y hay agua,
este es el aire común que baña el planeta.

Walt Whitman




10 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Madre Tierra, Padre Whitman.

Juan Nadie dijo...

"Creo que podría retornar y vivir con los animales, son tan plácidos y autónomos.
Me detengo y los observo largamente.
Ellos no se impacientan, ni se lamentan de su situación.
No lloran sus pecados en la oscuridad del cuarto.
No me fastidian con sus discusiones sobre sus deberes hacia Dios.
Ninguno está descontento. Ninguno padece la manía de poseer objetos.
Ninguno se arrodilla ante otro ni ante los antepasados que vivieron hace milenios.
Ninguno es respetable o desdichado en toda la faz de la tierra.
Así me muestran su relación conmigo y yo la acepto."

Pues, eso.

Enorme libro "Hojas de hierba", un "Work in progress" impresionante.

carlos perrotti dijo...

Por cierto, maravillosas traducciones.

carlos perrotti dijo...

Da gusto leer así.

marian dijo...

Las traducciones..., he estado a punto de poner las distintas que he ido encontrando (por traductor o por edición -no estoy segura-), pero he elegido esas nada más, algunas variaban bastante de las otras.

marian dijo...

El que tengo no es enorme en tamaño, más bien pequeñito, pero lo es. Tuvo, además de ojo clínico, una gran intuición.

Gatopardo dijo...

Gran post, y van...

Juan Nadie dijo...

Interesantísimo e imprescindible documental para quien quiera saber dónde vive.

marian dijo...

Por si se pierde, ¿verdad?.

marian dijo...

No pararé hasta que me den el premio Planeta (Tierra:)