domingo, 15 de septiembre de 2013

DE LAS NUBES Y ALGO MÁS



  Der wanderer über dem nebelmeer 
(El caminante sobre el mar de nubes)
 Caspar David Friederich -1818-


La atmósfera es una capa gaseosa de más de 1.000 kilómetros de espesor que envuelve la Tierra. A medida que nos alejamos del suelo los gases se enrarecen y falta oxígeno.
La atmósfera evita que los rayos solares lleguen directamente a la superficie terrestre. Si la Tierra recibiera todas las radiaciones solares, sería imposible la vida en nuestro planeta porque durante el día se calentaría mucho y durante la noche se enfriaría demasiado.
En las capas altas de la atmósfera, cuando las radiaciones ultravioletas (UV) del Sol entran en contacto con el oxígeno dan lugar a nuevo gas: el ozono.


*


Loreena McKennitt- The dark night of the soul 







LAS CAPAS DE LA ATMÓSFERA

Todos los gases que conforman la atmósfera, se mantienen en torno al planeta gracias a la fuerza gravitatoria.
Las divisiones entre una capa y otra se denominan respectivamente tropopausa, estratopausa, mesopausa y termopausa.

La exosfera es la zona de tránsito entre la atmósfera terrestre y el espacio. En esta capa de la atmósfera los gases van perdiendo sus propiedades físico-químicas y poco a poco se dispersan  hasta que la composición es similar a la del espacio. En esta región se encuentran los satélites artificiales y hay un alto contenido de polvo cósmico.                  

La termosfera o ionosfera  es la capa de la atmósfera terrestre que se encuentra entre la mesosfera y la exosfera. Dentro de esta capa, la radiación ultravioleta, pero sobre todo los rayos gamma y los rayos X provenientes del Sol, provocan la ionización de átomos y moléculas. En dicho proceso los gases que la componen elevan su temperatura varios cientos de grados. En esta capa, la temperatura se eleva continuamente hasta llegar a los 2.000°C. 
La ionosfera se extiende desde una altura de casi 80 km sobre la superficie terrestre hasta 640 km o más. A estas distancias, el aire está enrarecido en extremo. Cuando las partículas de la atmósfera experimentan una ionización por radiación ultravioleta, tienden a permanecer ionizadas debido a las mínimas colisiones que se producen entre los iones. La ionosfera tiene una gran influencia sobre la propagación de las señales de radio. Una parte de la energía radiada por un transmisor hacia la ionosfera es absorbida por el aire ionizado y otra es refractada, o desviada, de nuevo hacia la superficie de la Tierra. Este último efecto permite la recepción de señales de radio a distancias mucho mayores de lo que sería posible con ondas que viajan por la superficie terrestre.
Además, en esta capa se desintegran la mayoría de los meteoritos debido al rozamiento con el aire. En las regiones polares las partículas cargadas portadas por el viento solar son atrapadas por el campo magnético terrestre dando lugar a la formación de auroras boreales.  
Es la capa de la atmósfera en la que operan los transbordadores espaciales.

En la mesosfera la temperatura disminuye a medida que se aumenta la altura, hasta llegar a unos -80ºC e incluso   -90° C, es la zona más fría de la atmósfera, allí ya no existe agua líquida, sino solamente hielo. Alcanza hasta los 80 kilómetros. La baja densidad del aire en la mesosfera determina la formación de turbulencias, en esta región las naves espaciales que vuelven a la Tierra empiezan a notar los vientos y el rozamiento con la atmósfera.  En esta capa se observan las estrellas fugaces que son meteoroides que se han desintegrado en la termosfera. La mesosfera es la región donde las naves espaciales que vuelven a la Tierra empiezan a notar la estructura de los vientos de fondo, y no solo el freno aerodinámico.

La estratosfera, debe su nombre a que está dispuesta en capas más o menos horizontales o estratos, alcanza una altura de hasta 50 kilómetros. Casi no hay movimiento en dirección vertical del aire, pero los vientos horizontales llegan a alcanzar frecuentemente los 200 km/h, lo que facilita el que cualquier sustancia que llega a la estratosfera se difunda por todo el globo con rapidez. A medida que se sube, la temperatura aumenta. Este aumento se debe a que los rayos ultravioleta transforman el oxígeno en ozono. La ozonosfera es la capa, que se extiende aproximadamente de los 15 km a los 40 km de altitud y reúne el 90% del ozono presente en la atmósfera. El ozono actúa como filtro, o escudo protector, de las radiaciones nocivas que llegan a la Tierra dejando pasar solo las que permiten la vida en el planeta.

La troposfera es la capa que está en contacto con la superficie de la Tierra, su espesor varía desde 9 km en los polos a 18 km sobre el ecuador. Es la zona más densa de la atmósfera. Los primeros 500 m se denominan “capa sucia” ya que en ella está la contaminación, polvos y cenizas. Cuando se observa un atardecer rojizo no es otra cosa que la difracción de los rayos solares sobre ese polvo en suspensión. Precisamente para que se pueda condensar el vapor de agua es necesario ese polvo atmosférico.

En esta capa se desarrollan los flujos convectivos de aire, verticales y horizontales debidos al desequilibrio de presión y temperatura en distintas zonas del planeta, dando lugar a los típicos fenómenos meteorológicos: nubes, vientos, lluvias etc.

En esta zona también ocurre el conocido “efecto invernadero” originado por gases como el CO2, vapor de agua, metano y óxidos de nitrógeno. Resulta que los gases no los calienta directamente el Sol, sino que estos gases se calientan debido a la reflexión de la radiación infrarroja sobre la superficie del planeta.
Por esta razón la mayor temperatura se alcanza en su parte inferior (15ºC) de media y conforme se va subiendo los gases están más fríos siguiendo un gradiente térmico vertical (GTV), aproximadamente un descenso de 0.65ºC cada 100 m, hasta alcanzar un valor mínimo de -70ºC en su límite superior, la tropopausa.
Además, concentra la mayor parte del oxígeno y del vapor de agua. En particular este último actúa como un regulador térmico del planeta; sin él, las diferencias térmicas entre el día y la noche serían tan grandes que no podríamos sobrevivir.

Más allá de la exosfera se extiende la magnetosfera
La magnetosfera es una región alrededor de un planeta en la que el campo magnético de este desvía la mayor parte del viento solar formando un escudo protector contra las partículas cargadas de alta energía procedentes del Sol. La magnetosfera terrestre no es única en el Sistema Solar y todos los planetas con campo magnético: Mercurio, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, poseen una magnetosfera propia.







*
 
COMPOSICIÓN DE LA ATMÓSFERA


La atmósfera está formada por una mezcla de aires llamados los gases permanentes cuyas concentraciones son variables. Los principales gases que componen la atmósfera son: 

    Nitrógeno (N2): 78 % total del aire. Es un gas que no reacciona  con casi ninguna otra sustancia (inerte) y apenas se disuelve en agua.

    Oxígeno (O2): 21 % del total. Es un gas muy reactivo, se combina con otras sustancias oxidándolas. Permite que los combustibles ardan y se disuelve en agua.

   Dióxido de carbono (CO2): 0,033 % del total. Producido por la combustión de los combustibles fósiles y la respiración de las plantas. Es soluble en agua.
     
       Hidrógeno (H) : en estado libre solo se encuentra en muy pequeñas cantidades en la atmósfera, aunque se estima que el 90% del universo visible esta compuesto de hidrógeno. En combinación con otros elementos se encuentra ampliamente distribuido en la Tierra, en donde el compuesto más abundante e importante del hidrógeno es el agua, H2O. El hidrógeno es con mucho el elemento más abundante en el universo, pero es muy escaso en la Tierra

 Otros gases presentes son:    
    Gases nobles:

 Helio (He) Neón (Ne) Argón (Ar)  Kriptón (Kr)   Xenón (Xe)   Radón (Rn)

[Los gases nobles son químicamente inertes, lo que significa que no reaccionan frente a otros elementos químicos -por este motivo se llaman nobles- ]
   
El vapor de agua no se incluye, ya que su concentración varía, sin llegar nunca a un 0.0001 %. También se conoce la presencia de otras sustancias, como el óxido nitroso y metano, pero se consideran como sustancias residuales, los cuales son más bien sustancias contaminantes que elementos de su composición.
En el aire se encuentran muchas partículas líquidas y sólidas en suspensión, como por ejemplo, el polvo que levanta el viento o el polen. Estos materiales tienen una distribución muy variable, dependiendo de los vientos y de la actividad humana. Entre los líquidos, la sustancia más importante es el agua en suspensión que se encuentra en las nubes.

De todos los elementos que componen la atmósfera, el más importante para la vida en la Tierra, es sin duda el oxígeno, el cual es vital para la respiración. Las plantas producen oxígeno en el proceso que llevan a cabo para sintetizar sus alimentos, siendo parte de este oxígeno utilizado por las mismas plantas, pero el resto del elemento, es liberado a la atmósfera.
*

Origen de la atmósfera

La mezcla de gases que forma el aire actual se ha desarrollado a lo largo de 4.500 millones de años. La atmósfera primigenia debió estar compuesta únicamente de emanaciones volcánicas, es decir, vapor de agua, dióxido de carbono, dióxido de azufre y nitrógeno, sin rastro apenas de oxígeno.

La Tierra se formó sin atmósfera ni océanos. Si existió vapor de agua y fases atmosféricas en la Tierra original, los fuertes vientos solares del primitivo Sol debieron barrerlos. De esta manera, para todo el propósito, la Tierra comenzó como una esfera sólida de roca fundida carente de atmósfera.  La Tierra adquirió su atmósfera a través de la “purificación de gases”. Cada vez que un volcán entraba en erupción o se formaba una nueva fuente de aguas ardientes, los gases de la corteza y del manto superior eran llevados a la superficie. Esta colección de gases se convirtió en la primera atmósfera de la Tierra. Cuando las temperaturas descendieron por debajo del punto de ebullición del agua, el agua se condensó de esta atmósfera para formar los primeros océanos de la Tierra. La composición de la atmósfera primitiva de la Tierra era muy diferente de la que es ahora. La teoría convencional es que la atmósfera primitiva estaba compuesta por metano, amoniaco, dióxido de carbono y agua, no oxígeno y nitrógeno. De las moléculas de esta atmósfera surgieron los primeros sistemas vivos. Los primeros sistemas vivos sobre la Tierra fueron probablemente algas cianofíceas. Estas algas debieron usar el dióxido de carbono de la atmósfera junto con la luz solar para efectuar la fotosíntesis, proporcionando oxígeno como producto de desecho, conteniendo el oxígeno suficiente para permitir la evolución de animales terrestres.
Al mismo tiempo, la luz del sol descomponía las moléculas de agua en la parte superior de la atmósfera, liberando oxígeno.  El efecto resultante de esta adición de oxígeno a la atmósfera fue un cambio en su composición, un cambio denominado “el gran vuelco”
 * 
NUBES

El sistema de clasificación usado actualmente fue propuesto por Luke Howard en 1802, que dividió a las nubes en 3 categorías principales: Cúmulus, Stratos y Cirrus. Hubo otras propuestas para clasificar a las nubes, pero esta fue la que tuvo mayor aceptación. Tanto así, que el escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe y amigo de Howard,  escribió 4 poemas sobre las nubes, dedicándoselos a él.


Goethe y las nubes






Estrato

Cuando, del tranquilo espejo de las aguas se eleva una niebla y se despliega en un lamento continuo, la luna, asociada al ondulante fenómeno, parece como un fantasma creando fantasmas: entonces, oh naturaleza, somos todos, lo confesamos, unos niños regocijados y divertidos. Después, se eleva contra la montaña, reuniendo capa sobre capa, se ensombrece a lo lejos la región intermedia, dispuesto a caer en lluvia o a subir en vapor.


Cúmulo

Y si la imponente masa es llamada a las alturas de la atmósfera, la nube se detiene en magnífica esfera; anuncia, con su resuelta forma, el poder de acción y, lo que teméis e incluso lo que sentis, pues arriba está la amenaza y abajo el estremecimiento.

Cirro

Pero el noble impulso le hace subir más aún. Una fácil y divina restricción es su libertad. Un montón de nubes se dispersa en copos, semejantes a ovejas saltarinas, multitud levemente peinada. Así, lo que nació aquí abajo, dulcemente, transcurre allá arriba sin fin en el regazo y la mano del padre.

Nimbo

Y lo que se ha amontonado allá arriba, atraído por la fuerza de la Tierra, se precipita con furor de tormentas y se dispersa como legiones. Pero elevad vuestras miradas con la imagen: la palabra desciende, porque describe; el espíritu quiere subir allá donde mora eternamente.

Dibujos realizados por Goethe hacia 1819-1820

*

Una nube puede definirse como una colección de numerosas partículas de agua y/o hielo suspendida en la atmósfera. Normalmente, la presencia de partículas de polvo, polen, etc., en la atmósfera ayuda a la formación de las nubes, ya que dichas partículas actúan como núcleos de condensación del agua.
En la atmósfera se cuenta con la presencia de partículas de aerosol suspendido en el aire de las cuales algunas actúan como núcleos de condensación de nube. Estos núcleos a su vez actúan como centros para la condensación del vapor de agua, que es el elemento fundamental para la formación de nubes.

Mediante el proceso de condensación (cambio de estado de vapor a líquido cuando la humedad relativa está por encima del 100%) el vapor se convierte en gotas de agua, las cuales forman la nube.



   
Una corriente de aire caliente y húmedo asciende a capas más altas y frías, dando lugar a la formación de CÚMULOS. Esto suele ocurrir por debajo de los 3 km de altitud. La nube puede crecer en altura, transformándose en un CUMULONIMBO. Cuando se produce la caída de la lluvia la nube se separa en dos fragmentos, porque no puede ascender el aire caliente. Al fragmentarse la nube, cesa la lluvia. Se producen borrascas de corta duración pero muy intensas.
1-La evaporación superficial de ríos, lagos y mares y la transpiración de las plantas acumulan humedad en el aire.
2-El aire cercano al suelo, caliente y cargado de vapor de agua, asciende y crea una corriente térmica.
Al ascender, el aire se dilata y se enfría. El vapor se condensa en gotas diminutas y se comienza a formar una nube.
3-Más aire caliente y húmedo alimenta la nube, haciéndola crecer en altura.
Cuando alcanza un "techo" de corrientes frías, la nube deja de ascender y su cima se ensancha, adoptando forma de yunque.
4-Se ha formado un cumulonimbo, una nube muy inestable que descarga en forma de tormenta y va perdiendo volumen.
5-Finalmente, el cumulonimbo se desintegra en nubes más pequeñas a distintas altitudes.



Cirrocumulus



El aspecto exterior de las nubes depende de la naturaleza, las dimensiones y la distribución de los cristales de hielo o de las gotitas de agua que las forman y de la luz que reciben. Con todo, es posible señalar un número concreto de formas características que pueden reunirse en diferentes grupos, admitiéndose también subdivisiones posteriores (especies y variedades). Actualmente se distinguen diez géneros principales de nubes: cirros, cúmulos, estratos, cirroestratos, cirrocúmulos, estratocúmulos, nimboestratos, cumulonimbus, altoestratos y altocúmulos. Por su altura las nubes pueden ser altas, medias bajas y de desarrollo vertical. Las primeras se forman a un nivel medio de 6.000 mts. (cirros, cirrocúmulos y cirroestratos); son nubes medias los altocúmulos y los altoestratos, formados entre los 6.000 mts. y los 2000 mts.; son nubes bajas los estratocúmulos, los estratos y los nimboestratos, que se forman a un nivel inferior a los 2.000 mts., y son nubes de desarrollo vertical los cumulonimbus, que tienen su base desde los 500 mts. y cuya cima puede superar con mucho los 6.000 mts. Cada nube de estos géneros pueden tener peculiaridades que permiten distinguir un total de quince especies, las cuales reciben nombres latinos que hacen referencia a una particularidad de la nube: fibratus indica una estructura fibrosa, castellanus señala la presencia de protuberancias, fractus se aplica a la existencia de discontinuidades, mediocris indica un grado escaso de desarrollo, stratiformis da cuenta de una estratificación, etc. Finalmente, cada especie puede presentarse en distintas variedades, que corresponden a su aspecto óptico: translucidus, opacus, etc.


Las gotitas de agua que componen las nubes medias y bajas tienen diámetros comprendidos entre diez micrones (estratos y estratocúmulos) y 50 micrones (cúmulos congestos), aunque se han registrado valores extremos de 2 y de 200 micrones. El número de gotas por centímetro cúbico varía desde 50 en ciertos cumulonimbus hasta 600 en algunos estratos. En consecuencia, el peso del agua en un metro cúbico de nube puede variar entre 0,3 y 5g. Los cristales de hielo que forman las nubes altas pueden alcanzar fácilmente algunas décimas de milímetro e incluso 3 ó 4 mm, pero el contenido de cristales de hielo por centímetro cúbico es mucho menor que el de gotas de agua. Una nube se mantiene gracias al equilibrio dinámico entre la formación de gotas en las regiones superiores y  su desaparición en las inferiores. Este proceso se halla reforzado en ciertas nubes por la existencia de corrientes verticales interiores que elevan nuevamente hacia la cima las gotas de agua que han llegado a las regiones inferiores; con ello se impide su evaporación.





Los frentes son zonas de contacto entre dos masas de aire que tienen distinta temperatura y densidad. Si una masa de aire caliente y húmedo, en movimiento, choca contra una de aire frío, se forman nubes horizontales, llamadas NIMBOSTRATOS (3 km de altitud), ALTOSTRATOS (entre 3 y 5 km de altitud) o CIRROS (12 km de altitud). Los nimbostratos y los altostratos producen, generalmente, lluvia. En cambio, los cirros indican buen tiempo si no se mueven deprisa. Cuando una masa de aire frío que se desplaza, choca contra una masa de aire caliente se forman CUMULONIMBOS.

1.1-Las nubes pueden formarse por el choque de dos masas de aire a distinta temperatura.

1.2-Por ejemplo, un frente frío que choca con una masa de aire cálido y húmedo.
2-Hace que la humedad presente en este se condense, al bajar su temperatura.
3-Se forma una nube que crece en altura un Cumulonimbo.
4.1-También pueden formarse nubes por el fenómeno inverso si un frente cálido y húmedo encuentra una masa de aire frío...
4.2Asciende sobre ella por su menor densidad. El frente se enfría, y la humedad que contiene se condensa.
5-Se forma un nimbroestrato, una capa de nubes bajas y oscuras que producen lluvia o granizo.







*








Clasificación de las nubes
 adoptada por la Organización Meteorológica Mundial en 1891:



 NUBES ALTAS



Cirros (Ci) - Son nubes blancas, transparentes y sin sombras internas que presentan un aspecto de filamentos largos y delgados. Estos filamentos pueden presentar una distribución regular en forma de líneas paralelas, ya sean rectas o sinuosas. Ocasionalmente los filamentos tienen una forma embrollada. La apariencia general es como si el cielo hubiera sido cubierto a brochazos. Cuando los cirros invaden el cielo puede estimarse que en las próximas 24 h. habrá un cambio brusco del tiempo; con descenso de la temperatura.

Cirrocúmulos (Cc) - Forman una capa casi continua que presenta el aspecto de una superficie con arrugas finas y formas redondeadas como pequeños copos de algodón. Estas nubes son totalmente blancas y no presentan sombras. Cuando el cielo está cubierto de Cirrocúmulos suele decirse que está aborregado. Los Cirrocúmulos frecuentemente aparecen junto a los Cirros y suelen indicar un cambio en el estado del tiempo en las próximas 12 h. Este tipo de nubes suele preceder a las tormentas.


Cirroestratos (Cs) - Tienen la apariencia de un velo, siendo difícil distinguir detalles de estructura, presentando ocasionalmente un estriado largo y ancho. Sus bordes tienen límites definidos y regulares. Este tipo de nubes suele producir un halo en el cielo alrededor del Sol o de la Luna. Los Cirrostratos suelen suceder a los Cirros y preludian la llegada de mal tiempo por tormentas o frentes cálidos.


Las nubes altas se encuentran a una altura entre 6 y 13 kilómetros:

Trópicos: 6000-18000m
Latitudes medias: 5000-13000m

NUBES MEDIAS


Altocúmulos (Ac) - Blanco o gris. Constituido por elementos en forma de losa o guijarros y  por gotas de agua. Parecen copos de tamaño mediano y estructura irregular, con sombras entre los copos. Presentan ondulaciones o estrías anchas en su parte inferior. Los Altocúmulos suelen preceder al mal tiempo producido por lluvias o tormentas.




Altoestratos (As) - Capas delgadas de nubes con algunas zonas densas. En la mayoría de los casos es posible visualizar el Sol a través de la capa de nubes. El aspecto que presentan los Altostratos es el de una capa uniforme de nubes con manchones irregulares. Los Altostratos generalmente presagian lluvia fina y pertinaz con descenso de la temperatura.


Las nubes medias se localizan entre los 2 y los 7 kilómetros de altitud:

Trópicos: 2000-8000m
Latitudes medias: 2000-7000m
Region polar: 2000-4000m


NUBES BAJAS


Nimboestratos (Ns)
- Tienen el aspecto de una capa regular de color gris oscuro con diversos grados de opacidad. Con cierta frecuencia es posible observar un aspecto ligeramente estriado que corresponde a diversos grados de opacidad y variaciones del color gris. Son nubes típicas de lluvia de primavera y verano y de nieve durante el invierno.




Estratocúmulos (Sc) - Presentan ondulaciones amplias parecidas a cilindros alargados, pudiendo presentarse como bancos de gran extensión. Estas nubes presentan zonas con diferentes intensidades de gris. Los Estratocúmulos rara vez aportan lluvia, salvo cuando se transforman en Nimbostratos.




Estratos (St) - De color gris, cuya base puede dar lugar a niebla, agujas de hielo o nieve granulada. Constituido por gotas de agua que se convierten en cristales de hielo cuando la temperatura es muy baja. Tienen la apariencia de un banco de neblina grisáceo sin que se pueda observar una estructura definida o regular. Presentan manchones de diferente grado de opacidad y variaciones de la coloración gris. Durante el otoño e invierno los Estratos pueden permanecer en el cielo durante todo el día dando un aspecto triste al cielo. Durante la primavera y principios del verano aparecen durante la madrugada dispersándose durante el día, lo que indica buen tiempo.

Las nubes bajas se encuentran desde el nivel del suelo hasta los 2 kilómetros de altura:

Trópicos: superficie-2000m
Latitudes medias: superficie-2000m
Región polar: superficie-2000m


NUBES DE DESARROLLO VERTICAL


Cúmulos (Cu) - Denso, se eleva en forma de cúpula o torre a partir de una base horizontal de bajo nivel. Constituido por gotas de agua, que se pueden transformar en cristales de hielo a temperatura inferior a 0ºC. Presentan un gran tamaño con un aspecto masivo y de sombras muy marcadas cuando se encuentran entre el Sol y el observador, es decir, son nubes grises. Presentan una base horizontal y en la parte superior protuberancias verticales de gran tamaño que se deforman continuamente, presentando un aspecto semejante a una coliflor de gran tamaño. Los Cúmulos corresponden al buen tiempo cuando hay poca humedad ambiental y poco movimiento vertical del aire. En el caso de existir una alta humedad y fuertes corrientes ascendentes, los Cúmulos pueden adquirir un gran tamaño llegando a originar tormentas y aguaceros intensos.

Cumulunimbos (Cb) -  
De gran tamaño y apariencia masiva con un desarrollo vertical muy marcado que da la impresión de farallones montañosos y cuya cúspide puede tener la forma de un hongo de grandes dimensiones; y que presenta una estructura lisa o ligeramente fibrosa donde se observan diferentes intensidades del color gris o cerúleo. Estas nubes pueden tener en su parte superior cristales de hielo de gran tamaño. Los Cumulonimbos son las nubes típicas de las tormentas intensas pudiendo llegar a producir granizo.


Trópicos: hasta los 12000m
Latitudes medias: hasta los 12000m
Región polar: hasta los 12000m

*

Cada nube de estos géneros pueden tener peculiaridades que permiten distinguir un total de quince especies, las cuales reciben nombres latinos que hacen referencia a una particularidad de la nube: fibratus indica una estructura fibrosa, castellanus señala la presencia de protuberancias, fractus se aplica a la existencia de discontinuidades, mediocris indica un grado escaso de desarrollo, stratiformis da cuenta de una estratificación, etc. Finalmente, cada especie puede presentarse en distintas variedades, que corresponden a su aspecto óptico: translucidus, opacus, etc.
*
"Olas en el mar de nubes" / "Waves at sea of clouds"
(Y más de cien vídeos sobre las nubes)




¿Por qué las nubes son blancas?

Las nubes están formadas por muchísimas gotitas de agua. A pesar que todas las gotitas son transparentes, la luz que entra en ellas es refractada. La luz se refracta tantas veces, que al final tenemos todos los colores “rebotando” dentro de la nube, y resulta que el blanco es la mezcla de todos los colores. Y esto no solo es cierto para las nubes, muchos otros objetos blancos hacen lo mismo, por ejemplo, la sal o el talco.

Esto hace que las nubes sean capaces de reflejar entre el 70 y 95% de la luz visible que les llega. Por esa razón las nubes siempre serán blancas si las miran desde arriba, y tomarán colores grises y oscuros si las ven desde abajo.  Es decir, la próxima vez que vean una enorme e intimidante tormenta negra, recuerden que se ve blanca e inofensiva como el algodón desde el espacio.










Neil Young - Words (Between The Lines Of Age) 







UN PASEO POR LAS NUBES


Cumulunimbos




 
Altocumulus





Altostratus Undulatus





Altocumulus Lenticular
















Arriba: Cirroestratos
En medio: Cirros
Debajo: Cirrocumulus






Cirrus fibratus







Una nube mastodóntica, mammatus 






Cirroestrato stratocumulus





Cirrostratus




Cirrus fibratus vertebratus





Altrocumulus floccus virga
Autor de la fotografía: Gordon Richardson




Cumulonimbus fibratus undulatus




Cumulonimbus capillatus incus




Cumulonimbus capillatus incus







Cumulonimbus





Nimbostratus





Nimbostratus





Nimbostratus stratocumulus






Supercélula









Stratus







Morning Glory






FORMAS CURIOSAS






























A COLORINES




Halo en cirrostratus






Nubes noctilucentes polares brillantes





Sundogs





AURORAS BOREALES
























*




para ambientarse






RAYOS y centellas 
TRUENOS Y RELÁMPAGOS

El rayo es una poderosa descarga electrostática natural producida durante una tormenta eléctrica. La descarga eléctrica precipitada del rayo es acompañada por la emisión de luz (el relámpago). La electricidad que pasa a través de la atmósfera calienta y se expande rápidamente en el aire, produciendo el sonido característico del trueno del relámpago.

El rayo se resume brevemente como una descarga electrostática en la atmósfera, que se produce entre entre dos nubes o una nube y la superficie. El rayo ocurre cuando la diferencia de potencial eléctrico entre dos puntos supera un límite de aproximadamente 30.000 voltios. Es entonces cuando se produce la ruptura dieléctrica del aire convirtiéndolo en conductor eléctrico y produciendo una descarga eléctrica en la forma de rayo.

Se suele llamar rayo cuando la descarga está formada por una sola chispa. Si se ramifica en dos o tres se le denomina centella. De ahí la antigua expresión rural de “rayos y centellas”. 
Puede tener diferentes formas: difusa, laminar, esferoidal, de rosario o en bola. Esta última, la de rayo en bola, es poco frecuente y, por tanto, bastante desconocida. Puede tener la forma y tamaño de un balón de fútbol o de un collar de perlas. Se han dado casos, incluso, de llegar a penetrar en las casas por los huecos de puertas, ventanas y chimeneas.
En su movimiento a través de la atmósfera, el rayo en bola se desplaza lentamente, como flotando y puede desaparecer en un instante en silencio o con un estallido sin dejar rastro.
Aun así, cómo se produce exactamente un rayo es un proceso que la ciencia no comprende del todo y del que existen varias explicaciones (sin mencionar las consabidas controversias).

El relámpago es el resplandor producido en las nubes por una descarga eléctrica que libera tanta energía de manera sumamente repentina, forzándola a manifestarse en parte como luz. Es una de las energías electromagnéticas del rayo, una que podemos ver y que se propaga a una velocidad de 300 000 km/s, es decir, la de la luz. Recordemos que el rayo avanzaba “solo” a 140 000 km/s.

Basta con contar los segundos que transcurren desde que se ve el relámpago, hasta que se escucha el trueno. Cada tres segundos corresponden a un kilómetro de distancia. Como el sonido y la luz viajan a velocidades diferentes a través de la atmósfera, puede medirse el intervalo temporal entre ambos para hacer una estimación de la distancia a la que cayó el rayo. La velocidad del sonido en el aire es aproximadamente de unos 340 m/s, mientras que la velocidad de la luz es tan rápida (unos 300.000 km/s) que el relámpago se ve apenas unos microsegundos después de producirse. 

Debido a la elevada y puntual temperatura que se alcanza en la atmósfera por el paso del rayo, unos 28 000 ºC, el aire se calienta y expande bruscamente, para después enfriarse con la consiguiente contracción. Una combinación de movimientos, de expansión y contracción, conocidos como ondas de presión o de choque,  es la explicación física del sonido u ondas sónicas, que en este caso llamamos trueno.

El trueno es el sonido de la onda de choque causada cuando un rayo calienta instantáneamente el aire que se mueve entre las nubes, o desde ellas hasta la superficie terrestre, a más de 28.000 C grados. Este aire muy caliente aumenta de volumen y se expande a gran velocidad, pero al mezclarse con aire frío del entorno, baja bruscamente su temperatura y se contrae. Esta rápida expansión y contracción genera ondas de choque que son las responsables del ruido del trueno. 


A pesar de ser un fenómeno tan cotidiano y que diariamente se produce en la atmósfera terrestre miles de veces, hasta bien entrado el siglo XX no se ha conocido con exactitud cuál era la causa de ese sonido tan ensordecedor asociado a las tormentas.

Evidentemente, los truenos no suenan siempre igual y esto depende de varios factores. El más importante es la naturaleza del rayo, es decir, si se ha producido un rayo intranube o si la descarga ha sido de nube a tierra. En el primer caso, el trueno suele ser como un rumor, un sonido bastante continuado pero que no alcanza una intensidad demasiado fuerte. En el caso de los rayos de nube a tierra, el trueno es mucho más intenso, como un gran chasquido, y si la distancia a la que cae es muy escasa respecto a nosotros, puede alcanzar una intensidad de sonido superior a los 110 decibelios.




En Cuba, los campesinos llaman a los tornados: rabo de nube.
Desde el mundo metafórico:

Rabo de nube- Silvio Rodríguez















13 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Pues nada, estaremos en las nubes durante un rato, bien acompañados por Loreena McKennitt y Neil Young, aunque echaremos de menos a los Stones exigiéndonos que nos bajemos de su nube.

marian dijo...

Estás en todo, eh. Pues lo tengo, lo busco y lo coloco.

marian dijo...

"Hey you, get off of my cloud,
Hey you, get off of my cloud,
Don't hang around 'cause two's a crowd".
Morrs Jagger

(Para que no digan que no los tenemos presentes.)

También se podía nombrar a Steve Jobs.

marian dijo...

He hecho un espanlish con el latín, pero se entiende, y si no se le echa imaginación.

Gatopardo dijo...

Es que sin Richards, estar en las nubes, no es lo mismo .

Gatopardo dijo...

No, si ya decía yo.....

Juan Nadie dijo...

Creo que Richards he hecho una nueva versión de la canción. Se titula "Bájate de mi cocotero (que no cabemos todos y nos vamos a pegar la leche)". El título es un poco largo, pero suena bien.

Juan Nadie dijo...

Original en inglés: "Get out of my coconut (No room for everyone and we will ¡Ploff!)"

Gatopardo dijo...

Para subirse a un cocotero a ciertas edades, y, en ciertas circunstancias, hay que ser muy rockero. Poperos abstenerse.

marian dijo...

Últimamente, el nivel de inglés de Crepusculandia está que se sale.

marian dijo...

Si con la tontería de subirse al cocotero, se llega a matar, hubiera sido para matarle. Pero desde que le ha dado por escuchar a Mozart, parece que se está calmando.

marian dijo...

Si todos los roqueros famosos acaban siendo tan burgueses como los demás (burgueses), pero en desaliñaos y a lo "enfant terrible".
Y no me refiero a Richards en concreto, que creo va a su bola de verdad, más o menos.

Gatopardo dijo...

Cuestión de principios....